¿Qué es un Administrador Concursal?

El Administrador Concursal es una persona con formación acreditada en Derecho y/o Ciencias Económicas; y experiencia probada en Derecho Concursal.

También puede ser Administradora Concursal una sociedad o entidad jurídica, cumpliendo una serie de condiciones.

Su trabajo consiste en comprobar que la empresa declarada en Concurso ha seguido todos los procedimientos y ha cumplido todos los requisitos exigidos por la Ley Concursal.

Posteriormente, dirigirá y validará las acciones económicas de la concursada de forma que ésta pueda seguir llevando a cabo su actividad económica.

La Responsabilidad Profesional del Administrador Concursal se extiende ante la empresa concursada y ante los acreedores. Su trabajo será recogido en un informe que servirá de base al convenio o a la liquidación.

El momento clave de este trabajo es la fase de calificación. El Administrador Concursal puede proponer a la Fiscalía que un Concurso se califique como culpable si aprecia indicios de que los administradores de la concursada no han seguido los preceptos que indica la Ley Concursal.

Las funciones del Administrador Concursal

El Administrador Concursal tiene ante sí un trabajo ingente. Dependiendo del volumen de la deuda y de la complejidad de la concursada, puede hacerse cargo de una enormidad de funciones.

En todo caso, las llevará a cabo con DOS objetivos claros por encima de todo:

  • La salvación y continuidad de la empresa concursada
  • El pago de las deudas a los acreedores

Comentarios: